lunes, 13 de octubre de 2014

Fundación Miguel Ramos Arizpe

Fundación Miguel Ramos Arizpe "A. C."

A lo largo de la Historia de México la apreciación del Federalismo y los movimientos sociales que provocaron su adecuación, han obedecido en gran medida a las diferentes visiones de los desafíos y obstáculos a los que se ha enfrentado nuestra nación para llevar a cabo los objetivos nacionales.

Como resultado de esos propósitos se han impreso diversos contenidos y orientaciones a nuestro Federalismo, que en su idea principal obedeció exclusivamente a la necesidad que tenían las provincias ya convertidas en Estados o Entidades Federativas como primera consecuencia de la Independencia alcanzada, de crear un Estado o Nación que mediante el Pacto Federal asumiera facultades generales expresas y limitadas en el ámbito nacional y que la constituyera en sujeto de la comunidad internacional, y al mismo tiempo les garantizara a cada una el libre ejercicio de su soberanía estatal.

Fue a través de la figura del ilustre coahuilense Don Miguel Ramos Arizpe quien fue el más destacado defensor de las diputaciones provinciales ante las Cortes de Cádiz, sobre las cuales se cimentó nuestro Estado Federal como antecedente histórico inmediato mediante la encomienda que le otorgó el Primer Congreso Constituyente para elaborar el proyecto que dio origen a la primera Constitución de 1824 de la cual fue el único artífice y creador, inspirado en la Constitución Federal Norteamericana, debiendo destacar que el Pacto Federal original, que dio origen a la Primera Constitución Federalista, se ha mantenido históricamente hasta nuestros días con la sola excepción de los Regímenes Centralistas de Santa Ana (Bases orgánicas de 1836) y el Estatuto del Imperio de Maximiliano, en los cuales desaparecieron los Estados de la Federación y fueron convertidos en Departamentos dependientes de un Gobierno Central.

Estos intentos Centralistas duraron poco afortunadamente, siendo útil recordar que la Constitución Liberal de 1857 derivada del Plan de Ayutla, reivindicaba al Federalismo en contra de cualquier intento centralizador o de erigir un Estado Unitario. Es invaluable la deuda histórica contraída por el pueblo mexicano, con la Generación de Liberales integérrimos que reivindicaron el Federalismo en la Constitución de 1857; entre los cuales destacó la figura emérita del Benemérito Don Benito Juárez García.

De igual manera, procede consignar expresamente que el Constitucionalismo y concomitantemente el Federalismo que es inherente esencialmente en nuestro País, no ha tenido solución de continuidad, habiéndonos mantenido fieles los mexicanos a dicha esencia política, la cual se vio consagrada nuevamente en la Constitución vigente expedida en 1917.

El Constituyente de Querétaro en 1917 motivó apasionados debates, cuando se pretendió establecer desde el punto de vista Constitucional, la autonomía financiera del municipio, traducido a la postre en el Art. 115 Constitucional.

NUESTRA MISIÓN: Será la de colaborar a fortalecer el Sistema Federal Mexicano para que cada día sea un Instrumento Gubernamental de Organización, Equilibrio e Igualdad Financiera en las Entidades Federativas para que con una clara VISIÓN de futuro fortalezcamos nuestra Identidad Nacional, por tal motivo queremos iniciar una revaloración de estos principios fundamentales, a partir de un claro compromiso con el presente; con una voluntad democrática que nos permita una definición de altas miras. Sustentados en la historia, la cual nos permite revisar y revalorar el origen fundamental del Estado Mexicano.